Desarrollo de las posturas de escritura

Desarrollo de las posturas de escritura

Una correcta postura depende de un buen desarrollo en la edad preescolar.

Si se obliga el adoptar una postura tridigital durante la edad preescolar puede resultar perjudicial generando anomalías que pueden ser difíciles de corregir y frustraciones en la realización de las primeras actividades de grafomotricidad.

Una buena postura para la escritura va relacionado con la estabilidad de los músculos de hombro y brazo. A medida que se van desarrollando las distintas fases del crecimiento con actividades de motricidad gruesa se va fortaleciendo la musculatura de hombros y brazos. Cuando los músculos de hombros y brazos no se encuentran listos se visualizarán problemas de motricidad fina.

Etapas del Crecimiento

  • Etapa 1: Prensión Palmar Supinada
    • Comprendida de los 12 a los 18 meses.
    • El movimiento de escritura es originado desde el hombro y brazo. Se trata de un agarre estático.
  • Etapa 2: Prensión Digital Pronada
    • Comprendida de los 2 a los 3 años.
    • El movimiento de escritura es originado desde el codo y antebrazo. Se trata de un agarre estático.
  • Etapa 3: Prensión Pentadigital
    • Adaptada a la edad de 4 años.
    • El movimiento de escritura es originado desde la muñeca y mano. Se trata de un agarre estático aunque puede evolucionar y convertirse en dinámico.
  • Etapa 4: Prensión Tridigital
    • Comprendida de los 5 a los 6 años.
    • Se perfecciona hasta los 7 años, el movimiento de escritura es originado desde el dedo pulgar índice y corazón. Inicialmente los tres dedos funcionan de manera unitaria, para posteriormente madurar hacia una pinza trípode dinámica.

Postura Alternativa

Los niños con dificultades musculares y/o hiperlaxitud de articulaciones de los dedos pueden adaptarse a la postura de D’Nealian, donde, el lapicero se agarra entre el indice y el corazón proporcionando estabilidad.

Importancia de la postura para una escritura adecuada

Cuando la postura de escritura no es la correcta los músculos de los dedos, mano y antebrazo no trabajan de forma eficiente, por ende el niño se cansa con mayor rapidez, esto lo podemos constatar con:

  • Poco cuidado, el niño no consigue escribir entre lineas o colorear sin salirse.
  • Falta de tiempo, el niño escribe despacio debido a la falta de fuerza en la presión de la postura.
  • Equivocaciones, el niño enfoca su concentración en la postura de escritura y no se concentra en las actividades encomendadas.

Conclusiones

  • No todos los niños desarrollan las posturas de escritura en función de las etapas descritas, ya que la evolución es independiente de cada niño, es posible que en ocasiones refleje un retroceso lo cual no debe desanimarlo, es mas en estos casos es cuando debemos reforzar con juegos su motricidad fina y con actividades acorde a su edad la motricidad fina.
  • Si se tiene problemas posturales con un niño es aconsejable realizar una valoración desde una Terapia Ocupacional para determinar la razón del inconveniente y definir las actividades y destrezas que se requieren reforzar.
  • Los correctores postulares como Pencil Grip deben ser utilizados a partir de los 8 años, escoge el mas adecuado en función de los problemas presentados y el material en el que esta fabricado, en lo posible debe ser de un color que le guste al niño que lo usara para que no solo sea una herramienta de corrección si no también el desarrollo de una actividad agradable y divertida.

Fuente:

Deja un comentario