Etiqueta: cama

La cama, más que un icono de decoración de su habitación
La cama, más que un icono de decoración de su habitación

Las habitaciones son el lugar personal e íntimo de una persona, sirven como el lugar de descanso y es el refugio para sus dueños.

Aunque el niño no tenga sus preferencias definidas, es esencial que la habitación sea confortable, transmita la sensación de seguridad para el niño y lleve las referencias de las actitudes y gustos de ellos. No hay reglas fijas, pero pensar en los sentimientos que el ambiente va a transmitir es muy importante.

El Colchón es la parte principal y fundamental de la cama. A continuación algunos motivos por los cuales debemos seleccionar un buen colchón:

Buen desarrollo de la espalda

Nuestros hijos van a seguir creciendo hasta que alcancen los 18 años, lo que significa que durante este tiempo debemos preocuparnos por el buen desarrollo de su columna vertebral. Es habitual ver a los niños ir a escuela con mochilas tipo maleta en vez de las típicas que nos colgábamos a la espalda, la razón de este cambio era para evitar malformaciones en esta zona del cuerpo; pues si elegimos un colchón de mala calidad podemos estar propiciando que en el futuro nuestro hijo acabe con dolor de espalda, escoliosis o cualquier otra alteración.

En muchísimas ocasiones una mala formación de la espalda no es detectable a simple vista, solo nos acabamos de dar cuenta cuando ya es muy pronunciada y por lo tanto nos vemos obligados a llevar al niño al especialista para que le corrija esta alteración.

Son muchas las causas que pueden provocar una malformación en la columna, pero sin ninguna duda, una de ellas es el dormir en una postura incorrecta o de manera incómoda.

Comodidad

Cuando somos mayores deseamos dormir lo más cómodamente posible para descansar mejor, así que este debería ser suficiente razón para buscar el mejor colchón para niños y que ellos puedan dormir el mayor número de horas posibles.

Saludable

A parte del dolor de espalda, elegir un buen colchón también se justifica por otros motivos de salud:

  • Elegir uno que sea lo suficientemente transpirable para evitar que suden por la noche y prevenir catarros.
  • Que esté compuesto por materiales antialérgicos y tengan protección bacteriana para evitar alergias o irritaciones.
  • Aunque en los niños es menos probable, hay estudios que indican que la gente que duerme mal es más propicia a tener jaquecas o dolores de cabeza.

Durabilidad

Por norma general los mejores colchones suelen tener una vida útil de unos 10 años, que se puede alargar unos años más un buen mantenimiento. Si elegimos uno de peor calidad, al cabo de poco tiempo notaremos que ya estará hundido e incluso podremos reconocer la silueta de nuestros niños, con lo que al final nos veremos obligados a realizar otro desembolso económico.

Aunque el mejor colchón para niños que nos puedan recomendar sea un poco más caro, a larga nos saldrá barato ya que alargamos su durabilidad y nos estaremos ahorrando el tener que comprar otro más.

Características de un buen colchón

A continuacion las características principales a tener en cuenta a la hora de adquirir un colchón:

  • Debe tener una estructura firme y lo suficientemente flexible para que se pueda adaptar a su cuerpo y distribuir el peso del cuerpo uniformemente.
  • Que esté confeccionado con materiales transpirables y con un correcto sistema de ventilación para que la temperatura corporal del niño sea la adecuada mientras duermen.
  • Es muy importante que en su fabricación se hayan aplicado tratamientos hipoalergénicos y antiácaros para conseguir un descanso fresco, higiénico y natural. También de esta forma protegemos a nuestros pequeños de posibles reacciones alérgicas y el colchón poseerá una barrera para las bacterias, ácaros y evitará la formación de moho.
  • Es conveniente que el colchón tenga una funda protectora desenfundable, ya que de esta forma será más fácil de limpiar las manchas que puedan surgir en el mismo.
  • El grosor recomendado en los colchones infantiles está entre los 12 y 18 centímetros, tener en cuenta que un niño pequeño pesa unos 20 kilos cuando tiene 6 años, con lo que no es necesario tener un colchón tan gordo como el que pueda tener un adulto.

Fuente