Etiqueta: estimulación

Estimulación y escolarización de niños prematuros
Estimulación y escolarización de niños prematuros

La Organización Mundial de la Salud define como prematuro a aquel nacido antes de las 37 semanas de embarazo cumplidas, lo que corresponde al 1% de los recién nacidos vivos. Dentro de esta categoría, aquellos con un peso de 1500 grs. o menos corresponden al grupo que amerita las mayores atenciones, por el riesgo de presentar discapacidad en etapas posteriores de su vida.

Unidad de Cuidados Neonatales

En los últimos 20 años se han realizado una serie de intervenciones que buscan reducir los días de hospitalización favoreciendo el crecimiento, aumento del peso y desarrollo del neonato.

Las investigaciones sobre la estrategias de estimulación temprana han demostrado que su aplicación favorece la interconexión de neuronas de la corteza cerebral, pero también se ha demostrado que dependen del ambiente en que se realicen dichas estrategias.

Cuando los bebés prematuros se encuentran en la unidad de cuidados neonatales son expuestos a continuas estimulaciones (luces brillantes, alarmas, ruidos fuertes de monitores y voces humanas), que pueden generar estrés, presentando señales físicas o cambios fisiológicos alertando que no requieren más estimulación. Estas señales pueden ser desviar la vista o girar la cabeza en sentido contrario del estímulo, fruncir el ceño, apretar fuertemente los labios, movimientos de torsión de brazos, piernas, tronco, entre otros.

Pese a que los bebés prematuros puedan expresar señales de estrés también pueden manifestar señales de autorregulación. El neonato comienza a estar hiperactivo y más despierto y muestra esfuerzos crecientes para organizar sus sistemas motor y fisiológico para alcanzar un estado de tranquilidad. Estos esfuerzos de autorregulación pueden agotar las energías del neonato, particularmente si tiene dificultad en calmarse. Algunas señales que muestran como signos de autorregulación son los siguientes: aversión a fijar la mirada, succión intensa para calmarse, moverse en forma permanente buscando contacto, entre otros.

Basados en estas señales el personal de la unidad de cuidados neonatales debe plantear sus estrategias/técnicas buscando la reducción de estimulación para no forzar la autorregulación.

Estimulación Temprana

A continuación algunas actividades que puede realizar para el periodo de 0 a 3 meses:

  • Desarrollo sensoriomotriz: ofrecer al bebé distintos puntos de vista, para eso, coloque al bebé en diferentes posiciones de lado, boca arriba, boca abajo o hacia arriba, y mostrarle juguetes de diferentes colores, formas, que sean sonoros, todo esto para procurar que sus periodos de atención sean cada vez mayor.
    Colocando al bebé en posición de acostado, vamos a colocar nuestras manos detrás de la espalda del bebé y lo vamos a elevar procurado que sostenga su cabeza por unos segundos, así de esta manera y realizando este ejercicio de una manera regular, poco a poco irá adquiriendo la fuerza necesaria para poder sostener la cabeza él solito durante un tiempo prolongado.
    Realizar movimientos en los brazos y piernas del bebé, moverlos hacia arriba y hacia abajo, abrirlos y cerrarlos, de igual manera hacerlo con sus piernas y complementar el ejercicio doblándolas y estirándolas con cuidado.
  • Desarrollo Cognitivo: vamos a colocar a nuestro bebé en posición de tumbado boca arriba y le vamos a mostrar juguetes sonoros, o cascabeles, algún juguete que emita algún sonido, entre otros.
    Contar cuentos utilizando distintos tonos y realizando onomatopeyas de animales, o distintos volúmenes de voz.
    Poner música para relajar el bebé o bien para activarlo, dependiendo del tipo de música que elijas y el momento del día. La estimulación musical es muy importante para el desarrollo posterior del bebé.
  • Desarrollo del lenguaje: repita cada sonido, balbuceo, gorjeo que realice el bebé, aunque solo sean ruidos vocálicos. Así irá comprendiendo que esa es una forma de comunicarse.
    En frente del bebé realice gestos con la boca, los ojos, la nariz o las cejas, para que vaya conociendo las expresiones del rostro, por ejemplo abrir y cerrar la boca, sacar y entrar la lengua, subir y bajar las cejas, inflar las mejillas, abrir y cerrar los ojos, entre otros. Y cantar…..cantar mucho.
  • Desarrollo emocional/afectivo: los papás toman el bebé contra su pecho y lo abrazan de manera que puedan cubrir su cuerpo, en la colchoneta los papás comienzan a rodar de lado abrazando a su hijo.
    Baile con su hijo y exprésele sus sentimientos hacia él, mírelo a los ojos, llámelo por su nombre y sonríale.
    A medida que el bebé vaya creciendo habrá que ir introduciendo nuevos ejercicios, en cada una de las áreas e ir adaptándolos a su propio ritmo, no hay que olvidar que cada bebé tiene su propio ritmo, y en el caso de los prematuros este ritmo será algo más lento.

Escolarización

Cada niño prematuro es único ya que sus necesidades y riesgos dependen de su entorno y de sí mismos, por lo cual pueden presentar diversas dificultades según su edad:

  • Entre 2 y 4 años se pueden manifestar trastornos del habla, conductas anormales y trastornos motores ninos.
  • A partir de los 5 años se pueden detectar casos menos graves de torpeza motora, dispraxias, trastornos del aprendizaje y cocientes de desarrollo de 85 o inferiores.
  • En adolescentes (14-15 años) con antecedentes de prematuridad se pueden hallar menor CI y dificultades en lo referido a lectura y a las habilidades de cálculo, concretamente las operaciones numéricas y el razonamiento matemático.

A continuación algunas dificultades que podemos encontrar y estrategias para combatirlas:

Atención

Se manifiesta en conductas que podrían ser consideradas comunes en la infancia pero su frecuencia e intensidad las torna inadecuadas para la edad mental del niño. La impulsividad, las dificultades para sostener la atención y en muchos casos la excesiva actividad motora afectan los distintos ámbitos en que el niño participa deteriorando su calidad de vida. A continuación algunas estrategias para combatir estas dificultades:

  • Evitar excesivos estímulos ambientales (carteles, luces, ruidos, entre otros).
  • Favorecer que el niño se siente cerca del docente.
  • Repetir la consigna dada al grupo en forma personal haciendo contacto visual con el niño.
  • Ayudarlo a organizar la tarea brindándole un marco estructurado desde afuera: con reglas claras, consignas cortas y claras.
  • Evitar cantidad de materiales sobre el lugar de trabajo.
  • Reforzar la necesidad y hábito de contar con los materiales necesarios para trabajar.
  • Anticipar lo que tiene que hacer el niño e ir monitoreando la actividad.
  • Favorecer la organización secuencial de actividades utilizando agendas visuales.
  • Enseñarle técnicas de reforzamiento, ejemplo: color rojo para signo +, verde para signo –.
  • Resaltar lo que se espera que haga, ejemplo: separar en sílabas, ordenar de mayor a menor.
  • Evitar estar cerca de puertas o ventanas.
  • Elegir un compañero tranquilo para que lo acompañe (banco).
  • Darle ordenadores que lo orienten en el uso de carpetas. Ejemplo: “Naturales”, escribir en el margen de cada hoja una señal que facilite el orden.
  • Pedirle a los padres que realicen la tarea en un lugar con poco estímulo y de ser posible siempre en el mismo lugar y horario.
  • Ayudarlo en el uso de materiales que le faciliten el orden y el cuidado de los mismos.
  • Evitar el uso de cartucheras con mucho material (sólo lo indispensable).
  • Evitar el uso de objetos con elementos distractores (lápices con muñecos, hojas con stickers, entre otros).

Problemas de Escritura

Pueden presentarse dificultades exclusivamente para coordinar los músculos implicados en la escritura, o bien puede implicar un trastorno más profundo cuando además de las dificultades en expresión escrita también aparecen dificultades en la expresión oral. A continuación algunas estrategias para combatir estas dificultades:

  • Permitir el uso de letra más legible y que permita mayor rapidez sin errores.
  • Darle guías visuales que apoyen la direccionalidad de la escritura.
  • Facilitar y estimular la relectura, antes de mostrar o entregar un trabajo.
  • Favorecer que el niño revise sus producciones escritas, reconozca errores y pueda corregirlos.
  • Afianzar el trabajo de conciencia fonológica.
  • Disminuir la copia.
  • Facilitar material fotocopiado para evitar frustraciones y aumento de errores.
  • No utilizar las evaluaciones escritas como el único canal de evaluación.
  • Dar la posibilidad de compensar en forma oral, la demostración de saberes.
  • Tener en cuenta que la lengua no es indefectiblemente de carácter escrito.

Dificultades de Lectura

Frecuentemente muestran dificultad en la tarea de traducir los símbolos verbales (letras) a palabras basadas en la audición. Además, a menudo se encuentran deterioradas la orientación derecha izquierda, la discriminación auditiva y las habilidades perceptivo-motoras. Entre los signos de deterioro de las habilidades visuales y perceptivo-motoras se incluyen la rotación de letras (b,d), inversiones de letras, omisiones y sustituciones. A continuación algunas estrategias para combatir estas dificultades:

  • Comprensión lectora:
    • Ayudar y dar herramientas para que los niños aprendan a buscar la/las ideas principales de los textos.
    • Anticipar la temática.
    • Enseñar a encontrar palabras claves.
    • Enseñar y organizar en pequeños párrafos el texto para extraer temas principales.
    • Reforzar la necesidad de realizar varias lecturas utilizando las estrategias ya mencionadas.
    • Facilitar los textos anticipadamente (antes de las pruebas) para que en la prueba necesite menos tiempo para leer y disponga de ese tiempo para realizar las consignas.
    • No exponer al niño a la lectura en voz alta frente al grupo.
  • Favorecer la lectura:
    • De ser posible, grabar un texto y que él lo escuche antes de leerlo.
    • Realizar lecturas compartidas, lee un párrafo el niño y otro el adulto.
    • Ayudarlo a extraer las palabras claves (conocidas y desconocidas).
    • Después de la lectura de párrafos cortos generar preguntas que apunten a diferentes informaciones contenidas en el texto para contribuir a la comprensión y jerarquización de la información.
    • En evaluaciones escritas utilizar técnicas que permitan al niño expresar su conocimiento del tema, favoreciendo que toda la energía esté al servicio de los procesos de razonamiento y recuperación de la información requerida evitando preguntas abiertas o para desarrollar, se sugiere utilizar cuestionarios en los que el niño tenga que marcar verdadero o falso, frases incompletas, cuestionarios de opción múltiple, también resulta útil definir explícitamente el tema a evaluar en el encabezado.
    • Utilizar textos que no tengan muchos estímulos visuales que distraigan su atención, permitiendo el uso de estrategias de seguimiento visual que lo ayuden a organizarse como la utilización de una regla u otro elemento.

Fuente:

Estimulación Visual y Auditiva
Estimulación Visual y Auditiva

A la edad de 0 a 2 años los niños estimulan su sistema nervioso central con sus primeras experiencias, por tal motivo es necesario que sean en gran numero y que mejor que sean de calidad, esto también es llamado Estimulación Temprana con lo cual se busca potenciar al máximo las posibilidades de un niño, corrigiendo aquellos impedimentos que traben el correcto aprendizaje.

(más…)