Etiqueta: peligro

Ácaros del polvo, un peligro mientras duermen los niños
Ácaros del polvo, un peligro mientras duermen los niños

La alergia a los ácaros de polvo es una alergia común en casa y una de las principales causas de asma en niños.

Los ácaros son insectos microscópicos del polvo los cuales son inofensivos para el hombre, pero sus residuos fecales poseen un gran poder alergénico.

Si en la familia han habido casos de alergia esto influye sobre los niños ya que genéticamente esto puede ser hereditario.

Esta alergia puede presentarse a cualquier edad pero tiene mayor incidencia en niños y jóvenes.

El polvo que esta presente en la calle no contiene ácaros, este polvo causa únicamente irritaciones.

Si tienes un niños con alergia a los ácaros ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Lavar las sabanas o fundas de almohada no soluciona el problema ya que los ácaros viven en los colchones y almohadas. La solución mas sencilla es colocar protectores antiacaros a colchones y cubiertas antialérgicas a almohadas.
  • Da la vuelta al colchón una vez por semana y utiliza una aspiradora para limpiar los bordes del mismo.
  • Utiliza cobijas sencillas en lugar de edredones ya que estos acumulan menos polvo.
  • Retire de su habitación peluches, juguetes de paño o cojines. En el caso de requerir tenerlos puedes colocarlos en el congelador por una noche y luego lavarlos. O adquirir únicamente peluches/juguetes/cojines que se puedan lavar a 60º.
  • De preferencia retira las alfombras del área de juegos de los niños y cámbialas por colchonetas o piso foami/tatami, en el caso de requerir colocarlas que sean de pelo corto ya que con pasar la aspiradora de 2 a 3 veces por semana las liberaremos de los ácaros.
  • Evita tener cortinas gruesas y lávalas al menos cada 3 meses.
  • Por ningún motivo permitas que alguien fume en casa.
  • Es recomendable reducir la humedad a menos del 50% para ello es recomendable abrir las ventanas durante el día.
  • Las mascotas tales como perros o gatos no están libres de ácaros ya que estos pueden vivir en su piel y alimentarse de su sangre causando úlceras, picazón e infección.

Fuente: